Actividades con padres y madres

La OMS y la FAO recomiendan un consumo mínimo de 4-5 raciones de frutas y verduras al día, estos alimentos presentan un alto contenido en una serie de sustancias que son muy beneficiosas para nuestra salud, como son: las vitaminas; los minerales; la fibra y el agua. Todos estos componentes, además de mantener al cuerpo nutrido, previenen la aparición de enfermedades, entre las cuales se encuentran: la obesidad, el estreñimiento, riesgos coronarios, hipertensión, riesgo de cáncer.

Madres y padres de alumnos y alumnas conocen las actividades desarrolladas con el alumnado en su doble aprendizaje: el consumo de frutas y hortalizas; y la educación emocional. El diálogo creado en torno a estas actividades produce mucha información nueva para las madres y padres acerca de los comportamientos observados en sus hijos e hijas durante el desarrollo de las actividades. Muchas familias exponen sus prejuicios (con frecuencia rechazos que como adultos tienen a determinadas frutas y hortalizas y que no dan a probar a sus hijos e hijas), otras familias exponen su sorpresa agradable al constatar cómo el menor ha controlado su emoción de asco y aceptado participar y probar una pieza de fruta u hortaliza que habitualmente rechaza.

Durante la realización de los talleres del proyecto Disfrutarte, el uso de la fruta y hortalizas como herramienta de trabajo para el desarrollo de la Inteligencia Emocional de los niños y las niñas, se ha hecho una pequeña contribución al fomento del consumo de estos alimentos, dado que se ha generado un atractivo en aquellos que no los consumían y se ha incrementado el atractivo en aquellos que sí. Sin embargo, este logro puede únicamente quedar como un hecho anecdótico en la trayectoria de los niños y niñas, o puede tener una implicación real en su dieta si se ve reforzado y mantenido en el hogar a través de una serie de acciones de apoyo.

En la actividad "Cata a ciegas", el alumnado elabora su propio ranking frutal en función de sus preferencias (donde el 1 equivale a su fruta preferida y la última cifra del ranking a la fruta que menos ha gustado), si en algún momento existe en el niño y la niña una oposición a tomar algún tipo de fruta, se puede negociar proporcionarle aquella que encuentra inmediatamente por encima de la que es objeto de rechazo en el caso de que ésta aparezca en la clasificación (si no aparece, se le puede proporcionar cualquiera de sus favoritas, es decir, las que se encuentran en las primeras posiciones). También se puede recordar al menor cómo entró en juego el factor sorpresa en dicho taller (muchos alumnos y alumnas se sorprenden al descubrir que les gustaban frutas que en realidad nunca habían probado), incitándole a continuar probando sabores en su día a día en el contexto del hogar, o cómo comenzó a desarrollar una tolerancia al asco durante la realización de la actividad al comer aquellas frutas que de antemano no le gustaban.

En la actividad de "Zumos y batidos" se hizo un repaso con el alumnado de las diferentes formas de consumir la fruta y la verdura, entre las que se encuentran: Lavarla y comerla directamente a mordiscos; pelarla y cortarla en trozos; hacer zumos y batidos (de una sola fruta, combinando diferentes frutas, o combinando frutas con otros ingredientes como azúcar, leche, etc.; en mermelada; en yogures; en macedonia/ensalada. La actividad es muy atractiva para el alumnado que disfruta experimentando la selección de diferentes tipos de frutas y hortalizas para crear sus propias combinaciones de colores y/o sabores, y después probándolas y dándolas a probar a sus compañeros y compañeras. Una buena forma de fomentar el consumo en el hogar puede contemplar las diferentes maneras de consumir tales alimentos e implicar al menor en aquellas que requieran una preparación más elaborada.

La actividad "Crea tu superhéroe" es una de las actividades favoritas del alumnado, donde convierten su fruta favorita en un superhéroe que vela por su salud y los protege de las enfermedades. Tras repasar con ellos los beneficios del consumo de fruta y verdura y su papel clave en la prevención de las enfermedades, comprenden la metáfora del superhéroe. Las estrategias de aprendizaje como las metáforas, los cuentos, las canciones y los juegos constituyen las maneras más eficaces de llegar al niño y a la niña para transformar en un lenguaje comprensible los conceptos o contenidos que quieran ser transmitidos. Recordarles la metáfora del superhéroe, elaborar uno cada vez que el anterior se haya estropeado o reproducir en casa juegos como los recreados en el proyecto Disfrutarte contribuyen a que el menor interiorice el mensaje de la necesidad e importancia de consumir fruta/verdura.

En la actividad "Arte manual" , el alumnado elabora con trozos de frutas formas predefinidas (corazones y flores), extraen con moldes un corazón de su manzana y lo intercambian con el corazón de la manzana del compañero y compañera y realizan diseños libres sobre un plato. Manipular las frutas y verduras y crear sus propias composiciones jugando con los colores (los cuales de por sí ya son llamativos) y formas, otorga a su creación un atractivo, que se puede extender al sentido del gusto y desembocar en la necesidad de probar aquello tan bonito que han creado. Se ha observado en repetidas ocasiones durante la ejecución de la actividad en el aula, donde muchos niños y niñas, tras mostrar su creación y explicar qué era, preguntaban si se la podían comer. También se observaron casos en los que los alumnos y alumnas, conforme iban seleccionando trozos de frutas para elaborar sus diseños, iban comiéndose algunos de esos trozos.

¿Cómo extrapolar lo aprendido en los talleres del proyecto Disfrutarte al contexto del hogar y la familia?

Actividad 1: La despensa
  • Objetivos: Implicar progresivamente a los niños y niñas en la revisión de la despensa, el frigorífico, el frutero o el huerto para ver qué hace falta o qué le gustaría adquirir.
  • Material: Papel y lápiz.
  • Descripción: Tras la participación en las actividades del proyecto Disfrutarte el menor es más conocedor acerca de las frutas y verduras y sus preferencias en relación a éstas. Este avance ayuda a implicar progresivamente a los niños y niñas en la revisión de la despensa, el frigorífico, el frutero o el huerto para ver qué hace falta o qué le gustaría adquirir, en la elaboración de la lista de la compra e incluso en el acompañamiento a sus madre y padre a la hora de hacer la compra. A su vez puede aprender a seleccionar qué frutas comprar atendiendo a su madurez o si son de temporada, fomentando así su autonomía y responsabilidad.
Actividad 2: La recompensa
  • Objetivos: Reforzar y recompensar el consumo de al menos una media de tres raciones de fruta y hortalizas diarias.
  • Material: Imán, semanario, pegatinas o lápiz.
  • Descripción: Muy eficaz para el fomento del consumo de frutas y hortalizas es llevar una contabilidad de la cantidad de estos alimentos que se consume cada día. Para ello, el menor elaborará un autorregistro (tabla semanal dibujada o impresa en papel que colocará en algún lugar visible, como por ejemplo, el frigorífico). Esta tabla recogerá los días de la semana o del mes y en ella el menor irá pegando pegatinas de frutas y verduras, una por cada uno de estos alimentos que consuma en ese día. Al final de la semana hará el recuento y si ha consumido al menos tres raciones de fruta u hortalizas diarias, el menor será recompensado en función de sus gustos e intereses.